statue-g3d28ca2b0_1920

Desarrollo personal, sabes que es el desarrollo personal? Como aplicarlo en tu vida?

Probablemente hayan areas en tu vida que te gustaría cambiar o quieres mejorar en algo para lograr un mayor exito y bienestar emocional. Comprender ​​qué es el desarrollo personal te ayudará alcanzar tus sueños y aspiraciones.

También conocido como crecimiento personal o desarrollo humano, se define como un proceso de mejora que nos ayuda a adquirir y potenciar los recursos necesarios para alcanzar nuestros objetivos vitales. Se trata de un procedimiento mediante el cual aprendemos determinadas técnicas y habilidades que nos llevarán a ser una persona exitosa.

En vez de partir de la pregunta “¿Quién quiero ser?”, que nos lleva al intento de superación personal ,un proceso en realidad de cambio orientado a lo externo, no orientado a lo que somos y, por tanto, no será efectivo ni duradero. Un proceso de desarrollo verdadero solo se produce cuando partimos de la pregunta “¿Quién soy?”.

Que es el Desarrollo Personal?

Podemos definir el Desarrollo Personal como un proceso de superacion y crecimiento que nos ayuda a identificar nuestros recursos verdaderos intereses y objetivos vitales para asi adquirir y potenciar los recursos necesarios para alcanzaron y dar sentido a nuestras vidas.

¿Cómo se produce el desarrollo personal?

Se trata de un proceso de introspeccion en el que intentamos descubrir nuestra propia identidad para explorar nuestros talentos, mejorar nuestra salud, hacer cambios en nuestro estilo de vida en armonia con nuestra mente y cuerpo. Implica un movimiento interno orientado a expandir nuestro campo de conciencia.

El desarrollo de la conciencia

La Bioneuroemoción concibe el desarrollo personal no como la causa, sino como la consecuencia del aumento de nuestro nivel de conciencia. Por eso, no se enseñan conductas, sino herramientas para transformar cualquier experiencia en una oportunidad para conocerse a uno mismo y ampliar la conciencia.
Para evolucionar es imprescindible, en cada situación de dificultad, dejar de esperar que otras personas cambien y retomar tu responsabilidad, es decir, tu habilidad de respuesta ante las circunstancias que te generan estrés. Esta capacidad surge al no proyectar la causa de lo que te sucede fuera, es decir,comprendiendo que todo lo que te rodea tiene que ver contigo. Esta actitud te aleja de la culpa y del victimismo, te permite conocerte en profundidad, identificar y superar tus bloqueos y, en definitiva, retomar tu vida.Así, cada interacción se transforma en un aprendizaje significativo para tu evolución.

El desarrollo le lleva a su destino
– John Maxwell

 

Hábitos para entrenar el bienestar emocional

¿Qué hábitos te ayudan a gestionar la situación actual? ¿Qué puedes hacer para desarrollar tu equilibrio interno? ¿Quieres aprender algunas pautas para entrenar tus emociones?

Existen muchos hábitos que pueden ayudarte a utilizar tu gestion emocional sin precedentes y tiempos para tu beneficio. A continuación te presentamos algunos que puedes ir aplicando de forma práctica:

Respeta y comunica tus estados emocionales:

Es normal vivir en situaciones donde podamos sentir rabia, tristeza o miedo. El hecho de reconocerlo, respetarlo y expresarlo se hace fundamental. Recuerda que ignorarlo o taparlo no hace que desaparezca, tan solo hace imposible resolverlo. Para ello es importante el equilibrio de exigir que los demás lo respeten pero sin hacerlo culpables. Nuestros estados emocionales son nuestra responsabilidad, no la de los demás. Pero que sean respetados es parte de nuestro proceso de respeto a nosotros mismos.

Cierra tareas pendientes:

Imaginemos que nuestro cerebro es como un ordenador, cuanto más programas tengamos abiertos, más lento funciona el procesador. Ir cerrando “carpetas” nos liberará de una gran carga de presión psíquica y nos permitirá centrarnos en gestionar nuestro presente. Todos tenemos tareas aparentemente sencillas que pueden estar colapsando nuestro sistema. Apuntarlas e ir tachando alguna cada día es un recurso práctico y sencillo para equilibrarnos.

Reduce tu ritmo de vida:

La velocidad nos lleva a “hacer” muchas cosas pero “vivir” muy pocas. Podrás ver de qué forma situaciones diarias como comer, ducharnos, cocinar o limpiar cambian totalmente de forma cuando le dedicamos más tiempo del habitual. Tal y como actuamos hacia afuera es como nos estructuramos por dentro. Si quieres parar la velocidad de tu mente puedes comenzar a modificar la velocidad de tus acciones.

Respeta tu descanso y tu espacio:

El tiempo de acción de calidad comienza con un tiempo de “inacción” de calidad. Guardar algunas horas al día desconectados del mundo, centrados únicamente en nosotros es el mejor regalo que podemos hacer a las personas que nos rodean. Todos necesitamos aprender a escucharnos, y este es un hábito que solo se puede enseñar con el ejemplo. Los tiempos de sueño y ocio son fundamentales para tener espacios de trabajo eficaces, creativos y productivos.

Entrena tu curiosidad:

Aprender a analizar y ver con una perspectiva nueva lo cotidiano es una forma genial de desarrollar nuestra conciencia.
La curiosidad es una de las fortalezas personales que estudia la psicologia positiva. Cuanto mas examina los expertos la curiosidad, mas evidencia encuentran para tener una vida mas feliz y plena.
Claves para aumentas los niveles de curiosidad:
1. Cuestiónalo todo
2. Sal de la rutinita y busca mini-aventuras y retos (por pequeños que sean)
3. Hazte amigo/ de la incertidumbre y de tus miedos
4. Conéctate con tu creatividad y crea cosas
5. Haz listas de áreas y actividades por estrenar
6. Apúntate a un curso nuevo
7. Aliméntate bien y muévete mucho para activar tu curiosidad

Aprende a reirte y a jugar:

Hay una parte innata en el ser humano que se alimenta del juego y la risa. Cuando todo lo que hacemos es “importante” y “formal” perdemos la perspectiva y hacemos grande hasta el hecho más insignificante. Jugar es una forma de aprender a flexibilizar nuestra mente y estimular nuestra parte creativa.
Recuerda que nuestro presente siempre es el momento perfecto para descubrir nuestros recursos internos, dejar de cubrir nuestras necesidades con la rutina y transformar nuestros miedos en herramientas de cambio.

“Si buscas resultados distintos no hagas siempre lo mismo
– Albert Einstein

mountains-g3f8d9924e_1920

7 consejos para gestionar la ansiedad

La ansiedad sigue siendo uno de los problemas más recurrentes entre la población. Esta sensación de angustia, de aprehensión, preocupación o miedo hacia ciertos acontecimientos o actividades, puede aparecer de manera puntual o dar forma a condiciones clínicas más serias como el trastorno de ansiedad generalizada.

Por otro lado, cabe decir que a pesar de la gran incidencia existente de esta condición psicológica, no todas las personas dan el paso en busca de ayuda especializada.

Más aún, datos como los revelados en un estudio llevado a cabo por el doctor Jordi Alons, del Instituto de Investigación Médica de Barcelona, ​​España, nos indican que los servicios de salud aún deben mejorar mucho el aspecto de la identificación de estos casos.

Sea como sea, hay un aspecto que nunca podemos dejar de lado. Los trastornos de ansiedad deben ser tratados lo antes posible, es necesario ser sensibles ante este tipo de realidades y buscar siempre ayuda experta y especializada.

Asimismo, y de manera complementaria, también podemos llevar a cabo mejoras en los hábitos de vida.

La ansiedad y los factores de predisposición:

La aparición y el mantenimiento de la ansiedad depende de múltiples factores, tales como:
● Factores predisponentes: la genética. Estudios como el llevado a cabo en el Hospital Universitario de Würzburg, nos revelen que, efectivamente, a la hora de desarrollar determinados trastornos de ansiedad puede existir una predisposición biológica.
● Factores activadores: como el contexto social y la forma de reaccionar ante determinados estímulos.
● Factores de mantenimiento: la personalidad , el estilo educativo y el estilo de vida también determina la aparición y mantenimiento de la ansiedad.

Recomendaciones para controlar la ansiedad:

Existen diversas alternativas para hacer frente al cuadro sintomatológico de esta condición. Son enfoques sencillos, técnicas que podemos aplicar en el día a día y con las que podremos no solo reducir el impacto de la ansiedad, sino también (y no menos importante) prevenirla.

1.Expresar y gestionar emociones

Por tanto, debemos evitar callarnos, dejarnos comer por la duda y la visión del peor escenario y, en lugar de ello, en atrevernos a verbalizar necesidades de una forma asertiva, poner nombre a las emociones, compartir preocupaciones, en defender los limites personales…
Debemos expresarnos, sea lo que sea lo que nos estemos diciendo lo mejores decirlo, sacarlo fuera de nosotros.
En una situacion en la que vivimos ansiedad una de los factores que potencia esta sensacion de ansiedad es que no nos damos permiso para compartir lo que nos pasa y esto nos aisla de los demas.
Al expresarlo damos el primer paso para dejar de sentirnos separados.
Expresar emociones, al fin y al cabo, es clave de salud mental.

2: Escribir:

La escritura terapéutica es otra gran herramienta para manejar y afrontar mejor la ansiedad.
● Este ejercicio es apto y muy efectivo para clarificar necesidades, para exponer preocupaciones y traducir en palabras la tensión mental…
● Basta con un cuaderno y un lápiz para ponerlo en práctica, así como disponer de esa hora al día para nosotros mismos donde desnudar emociones en una hoja en blanco.

3: Autoconocimiento

¿Qué nos permite esta estrategia?
● Saber cuáles son nuestras necesidades reales.
● Entender qué nos motiva, dónde están nuestros límites, donde el potencial.
● Es también ese camino mediante el cual, hallar un propósito vital que vaya con nosotros. Ese con el que despertar nuevas ilusiones apagando a su vez parte de nuestros miedos.

4: El mindfulness

el mindfulness es una práctica catártica y sanadora para reducir los efectos del estrés y la ansiedad.
● Nos permite estar más presentes, conectar con nuestras necesidades, aprender a respirar mejor…
● Asimismo, este tipo de enfoques nos permiten integrar nuevas técnicas de relajación con las que reducir la tensión mental, tener mayor control sobre nuestros pensamientos y emociones…
● El mindfulness es esa herramienta accesible para todos con la que hacer uso de una conciencia más plena, ahí donde mejorar nuestra atención y aprender a aprovechar las oportunidades del aquí y ahora.

5. Realizar ejercicio físico

Salir a caminar, a correr, a bailar, nadar, pasear en bici… Todos estos ejercicios tan comunes nos ayudan a producir endorfinas, oxigenar el cerebro, aumentar nuestra dosis de serotonina y reducir el nivel de cortisol del organismo. Por lo tanto, la actividad física es siempre esa herramienta excelente y saludable con la que reducir los síntomas de la ansiedad.

6: Soltar el control.

Ser uno mismo, ser una misma. Estamos tan pendientes del qué dirán, de lo que pensarán los demás que nos olvidamos de quienes somos. Nos podemos preguntar qué queremos cambiar o a quién queremos cambiar. ¿Hay algo que estamos haciendo sin querer hacerlo?

7:Pasar a la acción.

Si sentimos ansiedad habitualmente en un determinado lugar o a una hora concreta podemos empezar a indagar qué peligro esconde esa situación determinada, preguntarnos para qué estamos viviendo esto de esta manera y, sobretodo, qué podemos cambiar.
Ante situaciones de ansiedad podemos interpretar que nuestro organismo está pidiendo a gritos una reacción por nuestra parte.
No todo el mundo reacciona de la misma manera ante una misma situación. Cada uno reacciona en función de la interpretación que hace de lo que está pasando y esa interpretación tiene que ver con nuestros recuerdos, con cosas que ya nos pasaron antes o que ya pasaron en nuestra familia. Cada situación de ansiedad es una oportunidad para descubrir aspectos escondidos de nuestra historia.

Aprender a desaprender

Aprender a desaprender

Aprender a desaprender es dejar de hacer lo mismo de la misma manera. Es decir, encontrar o descubrir que sí existen otros caminos que permiten llegar al mismo lugar, dejando las limitaciones que comúnmente tenemos, por otras que no hemos experimentado.

¿Te cuesta deshacerte de viejas creencias? ¿Hay partes de ti mismo que te gustaría cambiar pero se resisten?
A lo largo de nuestra vida hemos aprendido muchisimas cosas, tanto en casa como en la escuela. Hemos acumulado información sin filtrarla, sin pararnos a distinguir lo que nos sirve de lo que no nos sirve, lo que nos hace felices de lo que simplemente nos ayuda a sobrevivir.

Y llega un momento en que,nos encontramos en un momento de balance de nuestra propia vida en el que nos empezamos a cuestionar ciertos aprendizajes, algunos hábitos y muchas apatias.
Además ¿Cómo es que lo que sabemos ya no nos sirve? Si hasta ahora hemos funcionado de una manera ¿Por qué ponemos en duda nuestra manera de hacer las cosas? Cuando nos cuestionamos a nivel personal estamos dudando de todo nuestro sistema e incluso de nuestras relaciones.

Dejarnos de identificar con lo aprendido, cuestionar su eficacia y preguntarnos qué hay de nosotros mismos en nuestra conducta es el primer paso para integrar nueva información.

Es fundamental tener en cuenta que, incluso más importante que aprender algo nuevo, es entender que nuestra forma de ver el mundo es opcional y aprendida.

La herencia que hemos recibido no es ni buena ni mala, es la que nuestro sistema ha considerado adecuada para asegurar nuestra supervivencia. Nos la ha trasmitido en forma de creencias y valores y se espera de nosotros que demos continuidad a una forma concreta de vivir.

Se trata de comprender la intención positiva de lo que nos enseñaron y asi entrar en contacto con nosotros mismos, dejamos de culpar y juzgar, preparandonos para transformarlo.
La Bioneuroemoción propone aprender a desaprender a través de la autoindagacion, gracias a toda la información que podemos observar en nuestras proyecciones, nuestras relaciones y nuestras circunstancias.

hands-g9284378d3_1920

Mindfulness y Bioneuroemocion

Cada vez son más las personas que se dan cuenta que para potenciar su bienestar emocional necesitan desarrollarse interiormente y aprender a ampliar su conciencia acerca de lo que les sucede. Paralelamente, cada vez más investigaciones avalan que las personas que realizan este tipo de prácticas consiguen reducir sus niveles de estrés, mejorar sus relaciones personales y aumentar su calidad de vida.

Mindfulness es una herramienta al estilo de meditación usada actualmente por muchas personas u organizaciones para ayudar a contribuir a que las personas vivan el presente y intenten evadirse del estrés. Un lema del Mindfulness es “despertando a la realidad del momento presente”.

Se centra en la atención plena en el presente,aprender a relacionarnos de forma directa con aquello que está ocurriendo en el aquí y el ahora, en el momento presente, distinguir pensamientos útiles e inútiles. Se centra en el estrés derivado del conflicto, pero no atiende la naturaleza del conflicto original. Es una solución conductual, propone un cambio de foco de atención de lo externo a lo interno. Modificamos los estímulos sin atender a la información que representan.

En este contexto, también se encuadra el método de la Bioneuroemoción,

metodología que ofrece recursos para potenciar reducir el estres a medio y largo plazo mediante la adquisición de una nueva forma de observar aquello que nos sucede, no solo en el momento presente, sino también teniendo en cuenta los recuerdos del pasado y las expectativas del futuro. Ayuda a las personas a mejorar su salud emocional y desarrollar su potencial despertando en la realidad de su propia historia y vida. Es un paso más en el desarrollo de una mente consciente con el objetivo de empoderar a la persona en la creación de su vida y su bienestar.

Para hacer cambios y mejorar nuestra vida, además de observar el momento presente, es esencial comprenderlo, integrarlo y trascenderlo desde una visión más amplia.

La Bioneuroemocion es una práctica aplicable a todos los ámbitos de nuestra vida, permitiéndonos transformar cualquier situación en una herramienta para conocernos en profundidad y crecer a través de cada experiencia.

Además de aprender a practicar Mindfulness, te invitamos a conocer qué es la Bioneuroemoción para dar un paso más en el desarrollo de una mente consciente.

“La emoción es la principal fuente de los procesos conscientes. No puede haber transformación de la oscuridad en luz ni de la apatía en movimiento sin emoción.”
Carl Gustav Jung